Novela después de 1936

SIGLO XX: LA NOVELA TRAS LA GUERRA CIVIL

1)     NOVELA EN EL EXILIO:En general son obras en las que destaca la trágica memoria de la guerra o la amarga vivencia de la vida en el exilio. Hay una tendencia hacia el realismo y lo social. Autores: Max Aub (El laberinto mágico), Ramón J. Sender(Réquiem por un campesino español), Francisco Ayala y Arturo Barea.

 

2)     POSGUERRA: AÑOS 40:

     Podemos observar las siguientes tendencias:

a)      Escritores de ideología conservadora y/o nacionalista, realismo tradicional, con Gonzalo Torrente Ballester a la cabeza y su novela Los gozos y las sombras.

b)      Novela tremendista, “desquiciamiento de la realidad en un sentido violento, tendencia representada por Camilo José Cela y su novela La familia de Pascual Duarte (1942).

c)      Novela existencial: pone de manifiesto el malestar existencial de la época (miseria, sordidez…), sin atribuirlo a la situación política, entre otras razones debido a una férrea censura. En cuanto a la técnica utilizada en las novelas, siguen las formas tradicionales o el realismo barojiano.

Autores y obras: Carmen Laforet: Nada. Miguel Delibes: La sombra del ciprés es alargada. Una variante de esta tendencia es la novela de Álvaro Cunqueiro, Merlín y familia, en gallego y castellano.

 

3)     REALISMO SOCIAL: 1951-1962:

–         Se inicia con La colmena, de Camilo José Cela, publicada en Argentina en 1951. La novela social se caracteriza por: 1) la actitud comprometida del autor ante la denuncia de las injusticias sociales. 2) Los autores manifiestan una intención ético-social y reformadora. 3) Se observan dos corrientes: la novela objetiva y el realismo crítico (este último se centra en el mundo rural o en la clase obrera). 4) Desaparece el narrador omnisciente; ahora reproduce la realidad como si fuera una cámara fotográfica o una grabadora. 5) Predominio del diálogo; los personajes, que representan una clase social, se caracterizan desde el lenguaje. 6) Existencia de personaje colectivo. 7) Sencillez estructural. 8) Temas: la sociedad española contemporánea en los ámbitos rural, urbano, burgués y obrero.

–         Autores y obras: Rafael Sánchez Ferlosio: El Jarama. Ignacio Aldecoa: El fulgor y la sangre. Juan Marsé: Últimas tardes con Teresa. Carmen Martín Gaite: Entre visillos.

 

4)     RENOVACIÓN Y EXPERIMENTACIÓN: 1962-1975:

–         Sin dejar de lado la intención crítica, los novelistas se centran en la renovación social. El año clave es 1962, porque es cuando se publica la novela de Luis Martín Santos que marca el cambio, Tiempo de silencio. En estos novelistas se percibe la influencia de los novelistas renovadores europeos y americanos: Marcel Proust, Kafka, James Joyce, W. Faulkner. En este momento se inicia también el “boom” de la novela hispanoamericana, con autores importantes como Julio Cortázar y Gabriel García Márquez.

–         Características: 1) Renovación de los elementos básicos de la novela, perdiendo importancia la trama. 2) El argumento y los personajes se difuminan y se produce la ruptura del concepto de espacio y tiempo. 3) Estructura abierta: flexibilidad del narrador, de tal manera que aparece en las novelas la técnica de la corriente de conciencia (procedente de James Joyce y su novela Ulises). 4) Importancia de la renovación del lenguaje, con un léxico rebuscado, juegos sintácticos, cambios tipográficos y ortográficos.

–         Autores y obras: Además de la obra de Luis Martín Santos, destacan Camilo José Cela con su novela San Camilo 1936, Miguel Delibes con Cinco horas con Mario, Gonzalo Torrente Ballester y su novela La saga / fuga de J. B., Juan Benet con Volverás a Región y Juan Goytisolo con Reivindicación del conde don Julián.

 

5)     A PARTIR DE 1975: ÚLTIMOS NARRADORES:

–         1975: Con el cambio social y político en España tras la muerte de franco, la novela da un giro hacia el placer de contar, rechazando la experimentación, especialmente a partir de la obra de Eduardo Mendoza, La verdad sobre el caso Savolta.

–         Características: 1) Recuperación de la trama argumental, con una ambientación realista (en ocasiones lugares exóticos o épocas antiguas, surgiendo de nuevo la novela hostórica). 2) Común a las obras es el intimismo y un cierto neoexistencialismo. 3) En cuanto a la estructura de la novela, se trata de obras muy bien construidas, utilizando todo tipo de recursos. 3) Existe una pluralidad de tendencias: novela de amor, fantástica, de aventuras, costumbrista, etc.

–         Autores y obras: Francisco Umbral, Mortal y rosa. Manuel Vázquez Montalbán, Los mares del sur. Julián Marías, Corazón tan blanco. Eduardo Mendoza, La ciudad de los prodigios. Otros autores: Luis Mateo Díez, Julio Llamazares, Juan José Millás, Luis Landero, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s